rafa-nunez-aponte-nuestra-vida-es-lo-suficientemente-privada

¿Nuestra vida es lo suficientemente privada?

Gracias al acceso a internet, y a nuevas tecnologías, nuestra vida está prácticamente ligada al acceso a la red. Todas nuestras operaciones, desde el pago del servicio telefónico, hasta el control de nuestras cuentas bancarias, se hacen en su mayoría por internet. Los programas para chat, las Redes Sociales, las aplicaciones para almacenamiento de datos en la nube, etc, todo ello es información personal que tenemos almacenadas en la web.

 

rafa-nunez-aponte-nuestra-vida-es-lo-suficientemente-privada

 

Hoy es fácil saber la ubicación de alguien gracias a su Smartphone, por ejemplo, nos la puede enviar a través de Whatsapp o nos podemos valer de otras aplicaciones para conocerla. Con todo lo que hemos mencionado, es fácil darse cuenta que, a ciencia cierta, la mayoría de nuestra información está disponible en Internet. Ciertamente, no es fácilmente accesible para una buena parte de las personas, pero, determinadas empresas pueden hacer con ella lo que quieran, desde estudiar nuestro comportamiento para ofrecernos productos en venta, hasta vender nuestros contactos en bases de datos.

 

Particularmente, las Redes Sociales nos han hecho más vulnerables, aunque sean una excelente herramienta para mantenernos en contacto con otros, la verdad es que muchos exponen prácticamente toda su rutina diaria a través de ella, volviéndose fácilmente localizable para quienes quieran cometer algún delito contra ellos.

 

rafa-nunez-aponte-nuestra-vida-es-lo-suficientemente-privada

 

La seguridad tanto Online como Offline depende de nosotros en buena parte, no solo las empresas de seguridad informática deben encargarse de mantener nuestros datos seguros, sino que a través de nuestras acciones debemos evitar que la información que damos a conocer llegue a personas que no deben.

 

Educar a la sociedad para que haga un uso adecuado de las tantas herramientas que tenemos disponibles puede mejorar la seguridad, particularmente de la población más vulnerable, como pueden ser los niños y adolescentes, quienes, en su afán de mantenerse conectados, pueden no medir las consecuencias de sus actos.

Los comentarios están cerrados.