Google compiló datos médicos de millones de personas sin permiso

Google recolectó, sin permiso, datos médicos  de millones de estadounidenses, informó este lunes en exclusiva el diario The Wall Street Journal, que citó documentos internos y fuentes con conocimiento del asunto.

 

La recolección de datos forma parte de una iniciativa de Google bautizada Project Nightingale (Proyecto Ruiseñor, en español) mediante la cual la empresa tecnológica abtiene a la información de pacientes de la compañía médica Ascension, la mayor firma católica de ese tipo y que tiene su sede en San Luis (Misuri).

 

Según el diario neoyorquino, Google ha recopilado en secreto información que incluye “resultados de análisis, diagnósticos médicos y registros hospitalarios, entre otras categorías” de millones de pacientes a los que podrían tener acceso hasta 150 empleados de su misma empresa.

 

Entre los datos personales de los pacientes se incluye su nombrefecha de nacimientoetniahistorial médico y tratamientos recibidos. Ni los pacientes ni los doctores de la red hospitalaria estaban al corriente del trasvase de información, según The Wall Street Journal.

 

El acuerdo fue suscrito en secreto el año pasado, aunque el intercambio de datos entre Google y Ascension se aceleró este verano, de acuerdo a los documentos internos a los que ha accedido The Wall Street Journal. Mediante ese pacto, Google supuestamente tiene acceso a los datos personales de decenas de millones de estadounidenses que residen en 21 de los 50 estados de los Estados Unidos.

 

En este caso, Google aparentemente está usando los datos, en parte, para diseñar un nuevo software que, respaldado por inteligencia artificial y sistemas de aprendizaje automático, puede sugerir cambios en el tratamiento de los pacientes.

 

Según el acuerdo, los datos de todos los pacientes de Ascension podrían eventualmente subirse a la nube del mayor buscador del planeta. El modus operandi del proyecto cumple con la ley y sigue los «requisitos estrictos de la organización para el manejo de datos», publicó este lunes la red hospitalaria en su página web.

 

 

El software permite a los proveedores médicos buscar en el registro de salud electrónico de un paciente e incluso sugerir cambios en el tratamiento. Las búsquedas de la herramienta se pueden realizar por categorías específicas y crear gráficos con los datos, como los resultados de los análisis de sangre a lo largo del tiempo, según documentos obtenidos por The New York Times.

 

Asimismo, la compañía hospitalaria afirmó que Google no podrá usar los datos para ningún otro motivo que no sea proporcionar herramientas para sus proveedores médicos. En un comunicado, enviado a The Wall Street Journal, Google defendió que su proyecto cumple con las leyes federales sobre protección de datos médicos. El objetivo de la compañía es «en última instancia, mejorar los resultados, reducir los costos y salvar vidas», señaló el presidente de Google Cloud, Tariq Shaukat, en la citada nota de prensa.

 

Los comentarios están cerrados.